Funeral por los fallecidos a causa de la pandemia:

Funeral por los fallecidos a causa de la pandemia: "Os llevaremos siempre en nuestro corazón"

El Sr. Arzobispo presidió el sábado, 11 de julio una misa de funeral por el eterno descanso de los fallecidos a causa de la pandemia, en nuestra archidiócesis de Toledo. El arzobispo emérito, don Braulio Rodríguez Plaza, y el obispo emérito de Segovia, don Ángel Rubio Castro, concelebraron en la eucaristía, así como el vicario general, los vicarios territoriales y para el clero, miembros del cabildo primado y un numeroso grupo de sacerdotes.

En su homilía, don Francisco se refirió a los difíciles momentos vividos en estos días por el "zarpazo de la muerte" que se ha llevado a seres queridos y pidió recordar a los fallecidos para que "no caigan en la peor de las muertes, el olvido". Tras asegurar que la muerte, se impone ante cualquier realidad, dijo que la mejor manera de que los seres queridos "no caigan en el olvido" es "llevarlos siempre en el corazón".

Don Francisco dijo que la Iglesia «nunca celebra la muerte» ya que siempre «celebra la vida». El Sr. Arzobispo quiso tener presentes a todas las "personas heroicas que se han jugado su vida" durante la pandemia, recordando a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, al personal de las instituciones, al sanitario, a los farmacéuticos, a los trabajadores de los supermercados y de limpieza y, en definitiva, a la "gente sencilla que ha hecho una labor impresionante".

Además, el Sr. Arzobispo explicó que para el creyente en Jesucristo resucitado, la vida no acaba. "Tu no morirás, querido hermano, padre, madre, abuela, abuelo porque estás vivo, porque creemos en la vida eterna, y esta vida no se acaba con la vida que vivimos, porque son demasiados pocos años para saborear lo que es la vida". Don Francisco manifestó la esperanza de que "todos los seres queridos que han fallecido descansen en paz". Y concluyó: "Vosotros no moriréis porque os llevaremos siempre en nuestro corazón".

Durante la celebración, representantes de los veintiséis arciprestazgos depositaron una vela en el altar, junto a una bandera de España con un crespón negro en señal de luto, por los fallecidos en las parroquias de la archidiócesis.

A la santa misa de funeral asistieron el presidente de Castilla-La Mancha y la alcaldesa de Toledo, entre otras autoridades civiles y militares. También asistieron representantes de los servicios públicos que han luchado contra la pandemia, así como de los médicos y personal sanitario. Participaron, además, representantes de las residencias de mayores y de otras entidades de asistencia social y de servicios de atención a los afectados.