El Transparente de la catedral será restaurado

El Transparente de la catedral será restaurado

La restauración se enmarca en el programa preparatorio para la conmemoración de los 800 años de la primera piedra de la construcción de la catedral gótica

Tres siglos después de la arriesgada solución arquitectónica de Narciso Tomé que dio lugar al Transparente de la catedral de Toledo, esta máxima representación del barroco español será restaurada. El Instituto de Patrimonio Cultural será el encargado de acometer estos trabajos calificados de urgencia. El deán de la catedral primada, don Juan Miguel Ferrer Grenesche, ha confirmado que será el Instituto de Patrimonio Cultural de España, organismo dependiente del Ministerio de Cultura, el encargado de esta restauración: «El IPCE acometerá los trabajos de restauración de la parte arquitectónica del Transparente, por la vía de urgencia, pues entran dentro de lo establecido en los Estatutos dentro del propio Instituto».

El proyecto de restauración del Transparente ha venido sufriendo retrasos a pesar de su deterioro. Primero fueron las obras de emergencia en la torre de la catedral y, después, la pandemia y la crisis económica que ha traído consigo. Ahora el cabildo ha obtenido la colaboracion del Ministerio de Cultura, con un presupuesto de ochocientos mil euros, para acometer las actuaciones que se han de realizar en tejados, cubiertas y muros.

Los trabajos de restauración realizados por el IPCE se centrarán en la recuperación de los daños que presenta la estructura arquitectónica. Así se comenzará por la restauración del camaranchón del tejado de pizarra que cubre el Transparente, para después pasar a la cubierta, la estructura propiamente dicha, y los muros. El camaranchón de pizarra presenta algunos deterioros importantes producidos por el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas, unos daños en la cubierta que se han incrementado con la nieve y el hielo que dejó el temporal «Filomena». La última restauración del Transparente se realizó en los años cincuenta. Los informes técnicos apuntan a que posiblemente los trabajos a realizar en los próximos meses será necesario aplicar un nuevo mortero sobre toda la zona que permita respirar a las paredes para que no haya condensación en el interior del Transparente.

Fundaciones privadas

Precisamente la condensación ha provocado humedades que se aprecian en algunas partes importante de la pintura y en algunas esculturas. Así se aprecia un desprendimiento del fresco en la escena que representa la lucha de Gedeón contra Madián. También hay otra escena dañada, en la que Gedeón está preparando el pan y se aprecian igualmente desprendimientos del fresco en diversas escenas en las que los ángeles portan partituras.

La restauración ha de incorporar, además, los trabajos de limpieza para eliminar la suciedad acumulada por el paso del tiempo. Para la restauración de las pinturas y esculturas el cabildo tiene el compromiso firme de dos fundaciones privadas. «Ya se han establecido contactos –ha destacado el deán del cabildo– con dos fundaciones privadas que se han ofrecido para sufragar los gastos de restauración de la parte pictórica y escultórica y probablemente, para no demorar estas obras en demasía, esta segunda fase de la restauración del Transparente se hará con el patrocinio de estas dos fundaciones». A falta de adjudicar empresas y designar arquitectos, el cabildo espera que las obras puedan comenzar en los próximos meses.

La restauración del Transparente se enmarca dentro del programa preparatorio para la conmemoración de los ochocientos años de la primera piedra de la construcción de la catedral gótica, que fue anunciado por el señor arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro el pasado 23 de enero, festividad de San Ildefonso, así como para canalizar, con toda la sociedad, la recuperación cultural y económica de la ciudad. En este sentido, el cabildo ha indicado que, en próximas fechas, en colaboración con las instituciones de la sociedad civil y con las autoridades locales, regionales y nacionales, procederá a dar forma a los necesarios instrumentos de coordinación y colaboración para preparar y celebrar este acontecimiento singular.

Fachada sur

Además de esta actuación, el cabildo cuenta con el compromiso del Ministerio de Cultura para abordar las obras de recuperación de la fachada sur de la catedral, hacia la calle Cardenal Cisneros, y que se incluirían dentro del Plan Nacional de Catedrales. En esta fachada, además del muro, hay varios pináculos deteriorados por las inclemencias del tiempo. Estas actuaciones llegarán más tarde porque, aún habiendo un proyecto desarrollado y presentado, el Ministerio está esperando la llegada de Fondos Europeos.

Las pinturas de la bóveda

La bóveda traspasada en lo alto exhibe también toda una escenografía de clara alusión eucarística. En este caso, se optó por escenas pintadas al fresco. Una de ellas representa el robo de la copa de que fue acusado Benjamín, el menor de los hijos de Jacob. Otra pintura muestra la lluvia de pan cocido sobre el campamento de los ejércitos de Gedeón y Madián… También están representados los profetas mayores Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, sosteniendo cada uno una especie de pergamino extendido en que se pueden leer textos eucarísticos... Podremos observar también a los 24 ancianos del Apocalipsis adorando al Cordero, mientras Dios Padre sostiene el Libro de los Siete Sellos y el Cordero lo abre. Toda una espectacular escenografía eucarística sitúa a la catedral de Toledo a la cabeza de los templos eucarísticos de la cristiandad.

Máximo ejemplo del barroco español

El Transparente fue fue ideado con la finalidad de iluminar con luz natural, obtenida con el atrevido recurso de abrir un amplio ventanal en la bóveda, el reducido espacio o capilla que queda tras el retablo mayor, en que se reserva el Santísimo Sacramento. En 1672 Francisco Rizzi presentó un primer boceto, pero fue Narciso Tomé quien realizó la obra y la ejecutó entre los años 1720 y 1732, durante el episcopado de Diego de Astorga y Céspedes, que la costeó y dispuso su enterramiento a los pies del retablo. Mármoles y jaspes de la más exquisita calidad sirvieron para la ejecución de la espectacular escenografía diseñada por Narciso Tomé, que ideó todo un apoteósico conjunto de esculturas y pinturas en que exprimió el simbolismo y la exaltación eucarística. Situado en el trasaltar, frente a la girola, y mirando hacia las capillas, el cuerpo central del retablo lo ocupa el óculo o ventanal redondo por donde penetra la luz hasta el espacio del Sagrario. La intención es imitar el esplendor del Sol. Desde su centro brota toda una eclosión de rayos solares en forma de potencias, a su alrededor se suceden figuras de mármol, los arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel, ángeles y nubes que dan una impresión de movimiento. Sobre este cuerpo central, se asienta el conjunto de figuras de tamaño natural de una Última Cena, justo en el momento en que Cristo formula el sacramento de la Eucaristía. El remate en todo lo alto es el símbolo de la Catedral: la Imposición de la Casulla a San Ildefonso. Y las figuras de las Virtudes Teologales: Fe, Esperanza y Caridad, en íntima conexión con el culto al Santísimo Sacramento.

 

Ana Isabel Jiménez