La Sacristía de la Catedral expondrá Apostolados de José María Cano

La Sacristía de la Catedral expondrá Apostolados de José María Cano

La Sacristía de la Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo acogerá la exposición “Apostolados”, fruto de la colaboración entre el Cabildo Primado y el artista José María Cano.

Esta obra, establece un diálogo singular entre la obra de dos artistas: El Greco (Candía, Creta, 1541 – Toledo, 1614) y José María Cano (Madrid, 1959), autores ambos, entre muchas otras obras, de sendos “apostolados”.

La muestra, que podrá verse desde el 14 de febrero hasta el 1 de marzo de 2020, ha sido preparada con delicadeza dentro de los esfuerzos del Cabildo por ayudar a conocer y profundizar el valor del patrimonio artístico de la Catedral de Toledo generado a lo largo de los siglos por la fe cristiana.

Entre los múltiples encargos que recibió, Doménikos Theotokópoulos, El Greco, pintó al menos seis grupos de apóstoles y el que se conserva en la sacristía de la catedral de Toledo es el original y fue realizado hacia 1607. La ubicación de este apostolado en la sacristía responde a la misión de los obispos que, como continuadores de la transmisión del mensaje evangélico, debían de incitar al arrepentimiento y la oración. Las pinturas del Greco fusionan el género retratístico con la imagen de devoción y son extraordinariamente contemporáneas en su estilo y factura. La dirección de las miradas (seis a la derecha y seis a la izquierda) indica que en su disposición espacial los apóstoles siempre tendrían a Jesús en el centro.

En el caso de José María Cano, ha sido deseo del propio artista profundizar en el significado que estos personajes pueden tener moral y espiritualmente en nuestros días. La creación de sus doce retratos se produjo en diferentes fases entre 2015 y 2019, y el conjunto ha sido expuesto por primera vez mundialmente en 2019 en una exposición individual en el Museo de Arte de San Diego (EEUU) en conexión con la muestra Art and Empire: The Golden Age of Spain (Arte e Imperio. El Siglo de Oro en España). Allí los Apóstoles de Cano convivieron con cuadros de Velázquez, El Greco, Rubens y Murillo, entre otros. Desde San Diego, viajaron directamente a Lisboa, donde han estado expuestos en el Museu Nacional de Arte Antiga junto a los apóstoles de Francisco de Zurbarán.

Los apóstoles de José María Cano se exponen ahora junto a los de El Greco en la sacristía de la Catedral Primada de Toledo y, a pesar de las diferencias de formato y de estilo de ambos autores, su convivencia espacial y temporal permite establecer significativas conexiones iconológicas entre estas figuras separadas por más de 400 años.

José María Cano (Madrid, 1959)

La participación de Cano en las artes comenzó en su juventud con estudios de arquitectura y clases diarias de pintura y dibujo en la academia de Rafael Hidalgo de Caviedes en Madrid, donde adquirió una rigurosa preparación técnica. Después de su conocida etapa como músico de pop comenzó a trabajar en música clásica con Montserrat Caballé, Plácido Domingo, Renée Fleming, Ainhoa Arteta y Teresa Berganza y otros. Su ópera Luna ha sido editada recientemente por el prestigioso sello alemán Deutsche Grammophon.

Desde 1998 hasta la actualidad, durante más de dos prolíficas décadas, Cano se ha focalizado en las artes visuales como medio fundamental de expresión. Se considera a sí mismo un artista que defiende el potencial liberador de la pintura para dar forma a dos de sus preocupaciones fundamentales: cómo el individuo lidia con su propio destino, y la divergencia entre los conceptos de verdad y realidad.

Cano ha tenido exposiciones retrospectivas en museos como CAFA en Beijing, PAN en Nápoles, DOX en Praga, ARSENAL en Kiev, KARUIZAWA en Japón, THE DIARY ART CENTER en Londres, URBAN MUSEUM en Shanghai, KUNSTSAMMLUNGEN en Dresden, MOCAK en Cracovia…y un largo etc, sumando en estas dos décadas de dedicación a la pintura más de 50 exposiciones internacionales.

Su técnica, utilizando múltiples capas de resina y cera, tiene como resultado una translucidez con ramificaciones tanto visuales como espirituales, encarnando el conflicto entre la dualidad material y no material de la condición humana. Sus pinturas son caóticas vistas de cerca y apacibles vistas de lejos.

Doménikos Theotokópoulos, El Greco (Candía, Creta, 1541 - Toledo, 1614)

El Greco es uno de los máximos exponentes de la pintura de la Contrarreforma en España. Se formó como pintor de iconos en su natal Candía, en Creta, donde vivió hasta los 26 años, para pasar después una década en Italia. Sus estancias en Venecia y Roma le conectaron con innovaciones formales del manierismo como el alargamiento del canon así como con el radiante uso del color. Desde Toledo, donde se estableció en 1577, desarrolló uno de los corpus pictóricos más extraordinarios de la historia universal del arte. Hoy se le considera como un precursor del expresionismo y como un autor consciente de la valía de su estilo por encima de las convenciones de su época.