El Ochavo, el relicario de la Catedral de Toledo

El Ochavo, el relicario de la Catedral de Toledo

Aunque no está abierto a las visitas públicas, la Catedral de Toledo custodia, en un espacio construido en 1591, alrededor de 100 piezas-relicarios entre las que se encuentra una de las espinas de la corona de Cristo, restos de la columna en la que fue flagelado y hasta de la Santa Cruz, según reza la tradición y la fe de los toledanos.

Se trata de El Ochavo, la estancia contigua a la Capilla del Sagrario que se construyó en el S.XVI, precisamente, para ser el “Sacrarium” catedralicio donde ubicar todas las reliquias que había dispersas por el templo. El nombre de Ochavo hace referencia a su planta en forma de ocho (número y símbolo de la eternidad en la cultura cristiana).

Además de la primera traza para la entrada, la sala está dividida en otras siete trazas con gigantescos
arcosolios que muestran, en distintas estanterías, el tesoro relicario de la Primada del que destacamos piezas de incalculable valor.

Puede ver un detallado listado de las piezas custodiadas en El Ochavo AQUÍ