Exposición Cisneros 1517-2017, Arquetipo de Virtudes, Espejo de Prelados

"Yo he recibido mucho trabajo y no poco desengaño,
que pensaba que sabía ordenar estas cosas"
Francisco Ximénez de Cisneros 

De la larga Historia de España todo el mundo coincide en destacar el reinado de los Reyes Católicos como el periodo más fructífero, y que es recibido con mayor simpatía y entusiasmo. En este tiempo se unen Castilla y Aragón, se da fin a la Reconquista, se incorpora Navarra a nuestros dominios y vienen como a fundirse y cristalizarse en la gran monarquía española aquellos varios y divididos reinos. En este tiempo, España no cabe dentro de la Península y se derrama por Europa; el genio de Colón, adivinado por la intuición de Isabel la Católica descubre un Nuevo Mundo… Este es el Siglo de Oro de nuestra historia y en él brillan y destacan con luz propia algunos personajes. 

En el pasado, los hombres de Estado que dejaban un nombre a la posteridad estaban oscurecidos y eclipsados por la majestad y omnipotencia de los reyes, de modo que aquellos grandes ministros de las monarquías absolutas, necesitan revestir los contornos de un gigante. Así aparecen, entre otros, Richelieu en Francia, Wolsei en Inglaterra y Cisneros en Castilla. Es difícil decidir cuál de estos tres cardenales influyó más en la política de su país y época, pero lo que es indiscutible es que solo a Cisneros le corresponde el honor y la responsabilidad de haber dirigido personalmente los destinos de una nación. Fue un gran estadista, un pragmático economista, un hábil diplomático… y eclesiástico, una de las figuras más significativas de un momento crucial de la Historia de España.

Cisneros en algo más de veinte años, desde su promoción a arzobispo de Toledo (1495), siguiendo por su nombramiento como cardenal e inquisidor general (1507) y su desempeño como gobernador de Castilla (en 1506-1507 y 1516-1517) hasta su muerte en Roa cuando andaba en demanda del rey y futuro emperador Carlos V, hizo sentir su autoridad en todo el reino, donde fue el verdadero “hombre fuerte” de la política y de la Iglesia, y donde realizó las principales obras que le han valido el reconocimiento de la posteridad.

Pierre Vilar dijo que su trayectoria vital lo había convertido en un hombre moderno, “quizás el más perspicaz y progresista” de la Europa de su tiempo. Un hombre del que cabe destacar la pulcritud de su vida privada, su ejemplaridad en la práctica de la ascesis Cristiana, sobre todo como eclesiástico reformador y como estadista en tiempos difíciles.

En este año de 2017 celebramos el V Centenario de su muerte en Roa cuando iba al encuentro del príncipe Carlos, futuro emperador Carlos V; por este motivo la exposición que hoy presentamos titulada Cisneros, Arquetipo de Virtudes • Espejo de Prelados, expresa el orgullo con el que la Diócesis de Toledo y su Catedral Primada homenajean a uno de sus más insignes arzobispos.

Recordar el pasado ha de servirnos como sólido cimiento que nos permita gobernar el porvenir alentados por las enseñanzas que nos lego un hombre de la altura intelectual, eclesiástica y humana de Francisco Ximénez de Cisneros.

En esta exposición, enclavada en el desarrollo del V Centenario de la muerte del Cardenal, hemos querido resaltar lo más significativo de su época, de la vida, la obra… de una de las figuras claves en la formación de nuestro país y de su entrada en la modernidad.

Una exposición de la envergadura de esta requiere que sea explicado su contenido y el proceso de construcción de la misma. La base está constituida por el rico legado artístico y cultural que posee la propia Diócesis de Toledo y muy especialmente su Catedral Primada, todo ello arropado con un gran número de piezas provenientes de museos, instituciones, iglesias y colecciones privadas de toda España. 

Se ha realizado una una extensa  e importante selección de 350 obras de pintura, textiles, orfebrería, escultura, ornamentos litúrgicos, libros, manuscritos, documentos… y que todas ellas responden al guion expositivo planteado al inicio del proyecto, atendiendo siempre a criterios de calidad y novedad y estando expuestas con criterios modernos de museografía, de manera que el espectador, una vez recorrida la misma, tenga una gran aproximación a la figura de Cisneros y su época

La iconografía y la bibliografía, así como los objetos personales del Cardenal ocupan un lugar destacado y lo hacen cumpliendo dos funciones, una como loa personal de la gran figura de Cisneros y otra como obras de gran contenido cultural y artístico. La exposición cuenta, además, con un gran número de las obras que se hicieron promovidas bajo su mandato, lo que nos acerca de una manera clara a su labor como mecenas; al situarse esta exposición en la catedral de Toledo, incorporamos como muestra de ese mecenazgo elementos que forman parte importante de ese legado como el Altar Mayor, la Sala Capitular… lo que motiva un itinerario complementario por toda la catedral.

Para dar forma al proyecto se ha establecido un esquema expositivo que está dividido en las siguientes secciones:

• La España de Cisneros y los Reyes Católicos

• Obispos antecesores de Cisneros

• El Gran cardenal (biografía, imagen artística del Cardenal, objetos personales…)

• Cisneros Pastor y Reformador 

• Cisneros y las minorías

• los albores de la evangelización de América

• Cisneros Regente

• El Gran Humanista

• Empresas militares de Cisneros

• Cisneros y la eucaristía

• Arte y devoción

• Carlos I

En resumen podemos decir que esta exposición pretende acercar al visitante al alma del Cardenal, a sus ambiciones, a cómo se diseña un Estado y su funcionamiento, o al perfeccionamiento de la vida religiosa, que entonces no solo salvaba almas, sino que cuidaba de los cuerpos, en definitiva, en ella veremos cómo se forjó, actuó y dejó huella un hombre de Estado, no un político. En ella hablamos de Reyes haciendo política, de herejía e inquisición, de la expedición a Orán y su ambiente, del ideario del Cardenal, de un Cisneros que, siendo un hombre de su tiempo, no era un antisemita y, aunque denostaba la religión de Mahoma, respetaba la Medicina y la ciencia árabes.

Las obras que en esta exposición se muestran no solo tratan de deslumbrarnos, de hacernos admirar su belleza… si no que nos invitan a la reflexión. El haberlas podido reunir es fruto del gran esfuerzo llevado a cabo por el Cabildo catedralicio y todas las personas y entidades que han colaborado, motivo por el que hoy nos sentimos orgullosos al poder presentarles este catálogo de la exposición Cisneros, Arquetipo de Virtudes • Espejo de Prelados; una exposición temporal que destaca por la excepcionalidad de las piezas que ella se muestran, unas que nunca antes habían sido expuestas y otras que siendo conocidas son fundamentales para poder relacionar al cardenal Cisneros con toda su obra vital.